NOTICIAS

Boston vuelve a resolver sobre controversias en fiscalía federal de Puerto Rico

Los jueces que integraron el panel fueron Sandra Lynch, Bruce Selya, y John James McConnell.

Por Daniel Rivera Vargas

Más allá de las alegaciones de fuertes discordias en la fiscalía federal en Puerto Rico, matizado con el tema de espías rusos, el Tribunal de Apelaciones para el Primer Circuito en Boston falló  en contra del reclamo de un ex especialista de inteligencia de la fiscalía federal en Puerto Rico que alegaba haber sido víctima de «despido constructivo».

Boston interviene en demanda de fiscal federal contra la fiscalía

En este caso, uno de varios de empleados de fiscalía federal que llevaron casos en años recientes contra esa oficina, el entonces especialista de inteligencia Francisco J. Reyes Caparrós había logrado que un jurado determinara que había sido objeto de despido constructivo, pero la decisión fue anulada porque «no estaba sustentada en la evidencia», según el juez de distrito asignado al caso, Joseph Laplante. Este juez es del distrito de New Hampshire, pero fue designado para ver el caso en sustitución de los otros jueces federales en Puerto Rico.

En su resumen de los hechos, Boston relata que Reyes Caparros trabajó como especialista de inteligencia entre 2009 y 2015, y que este alegó que sus problemas comenzaron en 2012 cuando le asignó un chaleco a prueba de balas a una fiscal federal que acababa de poner una querella contra la oficina, lo que provocó que sus superiores lo criticaran por darle ese chaleco a «uno de los locos» de la oficina.

Luego, en octubre de 2013 Reyes Caparrós fue objeto de una investigación por aceptar participar en un programa de Rusia organizado por un grupo dirigido por un espía ruso, que llevó a que el Negociado Federal de Investigaciones (FBI) restringiera sus accesos . Hubo otros incidentes, como el resultado de una investigación de la oficina del Inspector General de que había tenido «pobre juicio» al aceptar la invitación rusa, y finalmente se le colocó a realizar tareas de paralegal, aunque nunca se le redujo el sueldo. Renunció en febrero de 2015.

Tras el juicio en Puerto Rico, un jurado determinó compensar por daños en $300,000 a Reyes Caparros, pero también hubo una determinación adicional relacionada al despido injustificado. El ahora abogado solicitó en aquel momento que por esa determinación se le pagaran salarios retroactivos, y en esta porción el juez «analizó independientemente la evidencia» y «expresó desacuerdo con la determinación de hecho del jurado de que hubo despido constructivo».

Boston destaca que independientemente de lo que pasó en la oficina, el demandante, quien estaba estudiando Derecho mientras se desempeñaba en labores de inteligencia, ya estaba planificando renunciar, y que incluso auscultó la posibilidad de, como finalmente hizo, irse a trabajar a Florida como abogado. También Boston determinó que el demandante renunció a algunos alegatos de apelación porque no los hizo en el juicio ante el juez de distrito.

El panel apelativo consideró que en ese periodo el demandado nunca perdió su salario o su título en la agencia. Los actos alegados por el abogado demandante como evidencia de que en ese periodo de tres años se promovió su despido incluyeron que lo movieron a una oficina más cerca de sus supervisores, que lo supervisan en extremo y que fue amonestado por burlarse de un guardia.

«Reyes no cumplió con el estándar de despido constructivo», resolvió Boston.

Los jueces que integraron el panel fueron Sandra Lynch, Bruce Selya, y John James McConnell.

En estos días donde más necesitas tus recursos de investigación y monitoreo legal, haz de Microjuris tu herramienta principal. ¡Suscríbete hoy al servicio (adiestramiento incluido)!