10 consejos para mejorar la redacción legal

Bryan Garner, presidente de LawProse Inc., la prominente compañía estadounidense que provee entrenamiento en la redacción y edición e investigación legal y editor de todas la publicación Black’s Law Dictionary, publicó en la revista ABA Journal el artículo 10 consejos para mejorar la redacción legal.

De interés¿Dudas lingüísticas y jurídicas? Consúltalas

Según Garner, todo abogado en su carrera legal será fuertemente juzgado por dos cosas: sus destrezas interpersonales y sus destrezas de redacción. Aunque los requisitos de cada documento legal son distintos, estos diez consejos pueden contribuir a mejorar el producto que se esté realizando.

  1. Asegúrese de entender la controversia o el problema de su cliente. Cuando se le entregue una asignación, realice muchas preguntas. Lea los documentos relevantes al caso y tome notas. Aprenda todo lo que pueda sobre la situación del cliente. Si usted es un paralegal o un asistente y no se le comunica en detalle la situación del cliente, pregunte. No hay forma alguna de escribir un memorando desde el abstracto. Hay que conocer todos los detalles.
  2. No dependa exclusivamente de investigación realizada en computadoras. Combine distintos recursos. Busque en índices, digestos y tratados para entender los conceptos a cabalidad. Cuando se trate sobre investigación a computadora, no olvide Google Books.
  3. Nunca entregue una versión preliminar de su trabajo en progreso. Una práctica común entre investigadores con prisa, especialmente cuando un proyecto no ha sido terminado, es entregar un documento parcial. Esto puede ser detrimental porque ningún supervisor quiere leer un trabajo a medias. Es mejor entregar tarde que entregar una investigación con resultados incorrectos.
  4. Resuma sus conclusiones al principio del documento. Tanto si está escribiendo un memorando de investigación, una opinión, una carta o un resumen, usted necesita un resumen al principio. Esto consiste típicamente de tres cosas: las preguntas principales, las contestaciones a esas preguntas y las razones bajo las cuales se sustentan esas respuestas. Si usted está redactando una moción o un resumen, intente escribir en una sola página la controversia principal y los argumentos que su cliente tiene a favor. Ese es su mayor reto.
  5. Haga que su resumen sea entendible a quienes lo vayan a leer. No es suficiente que resuma. Debe resumir de una forma que sea entendible para el lector, no sólo para el abogado, sino, por ejemplo, para el cliente que vaya a acceder al documento. Separe el problema en un párrafo de no más de 75 palabras. Luego provea una contestación breve. Utilice un lenguaje claro, no presuma que el lector entenderá su oscuridad.
  6. No se sienta demasiado seguro de su conclusión pero tampoco demasiado inseguro. Los exámenes de la escuela de Derecho pueden motivar a los estudiantes a utilizar las alternativas a la hora de concluir los resultados de una investigación. Este acercamiento puede verse chapucero. Lo que se requiere en un memorando es su mejor entendimientos sobre cómo el tribunal podría resolver la controversia.
  7. Modere el tono profesional, natural pero no coloquial. Algunos abogados, especialmente los menos experimentados, siendo motivados a no utilizar demasiado el “legalese”, terminan redactando de una forma demasiado informal, evitando las normas estándares de la buena redacción en español e inglés, especialmente en los correos electrónicos. Por ejemplo, abrevian demasiado las palabras o utilizan emoticones. Aún si usted se encuentra trabajando para un bufete, donde algunas personas hacen esto, restrinja estas prácticas. Utilice las normas de gramática convencionales en sus correos electrónicos.
  8. Amaestre la forma adecuada de citación. Cada jurisdicción tiene su manual de citación particular. Estudie el de su jurisdicción y cite de acuerdo a ello.
  9. Edite cada oración innecesaria. Luego vuelva al documento y edite cualquier palabra que sea innecesaria. La verborrea hace que su redacción parezca desordenada y poco pensada. Aprenda a eliminar las palabras innecesarias y a cortar las frases que sean demasiado largas.
  10. Revise una vez más de lo que cree necesario. Si mientras está redactando se siente cansado de mirar su producto de trabajo, dele una buena lectura en voz alta. Así aprovechará esos momentos para corregir. Hágalo más de una vez. Es mejor que sea usted quien encuentre los errores que sus lectores.
A %d blogueros les gusta esto: