NOTICIAS

Primer semestre en Derecho: Ni A ni B, ¿ahora qué?

Primer semestre en Derecho: Ni A ni B, ¿ahora qué?¿Cuántos estudiantes de Derecho no han visto su autoestima afectada cuando al recibir sus notas de primer y hasta segundo semestre no reciben las notas a las que quizás estaban acostumbrados en sus tiempos de bachillerato? Seguramente muchísimos.

Es a partir de esto que se cuestionan si realmente el campo del Derecho es el adecuado para ellos, pues aunque les apasione y lo disfruten, entienden que no tienen el potencial para acabar la carrera con éxito.

El blog Above the Law publica una columna anónima, escrita por un profesor de una de las mejores 100 escuelas de Derecho en los Estados Unidos, quien abordó el tema a partir de una carta de un estudiante que vivió esta situación.

“El primer error que cometen los estudiantes de Derecho es permitir que las notas les definan. Una A no te convierte en un genio legal. Una C no te hace un idiota. Es una nota, una de tantas que recibirás durante el curso de tu carrera de Derecho. Si fue un examen justo, este probó tu destreza sobre un tema. La habilidad es una función de la inteligencia innata, el trabajo duro, y hasta cierto punto, tu capacidad para leer un profesor y el material del curso. También podría actuar en función de tu ser físicamente enfermo (¿has tenido un resfriado?), o una serie de otros eventos en tu vida durante el momento en que tomaste el examen”, señaló el profesor.

Es por eso que este entiende que la nota sólo te dice cómo te fue en un día particular en un tiempo particular. El profesor recomienda que al obtener una nota no deseada, se haga el ejercicio de llevar a cabo una revisión del examen, comparar la guía de contestaciones con la contestación dada y hacer el ejercicio de discutir o preguntar al profesor y finalmente reflexionar sobre la contestación correcta.

De igual forma, este entiende que se debe reflexionar sobre la forma en que se estudió, el material que se utilizó, si se estaba distraído ese día o ansioso. Además, considerar si se estudio sólo en grupo y cómo todo esto pudo incidir en la ejecución en el examen y la calidad del estudio.

“Para resumir: Los errores son oportunidades para corrección, si se abordan. Recuerda aquella cita de Santayana que dice: ‘Aquellos que no pueden recordar el pasado, están condenados a repetir el presente’, aplica en igual veracidad a los exámenes de las escuelas de Derecho. Para poder corregir esos errores tienes que superar el miedo y confrontarlo”, puntualizó.

Por último, el autor explica que lo peor que puede hacerse es ignorar la ejecución propia del semestre, sólo porque no nos gustan las notas, o pretender que ese resultado no se puede cambiar y mejorar.

«Es importante reemplazar pensamientos negativos por positivos, adoptando un mantra: “Yo puedo triunfar y voy a triunfar”.

A %d blogueros les gusta esto: