NOTICIAS

Vacunación obligatoria es respaldada en dos determinaciones federales

Conoce los detalles.

Caso #1

Por un lado, un tribunal federal validó la política de la Universidad de Indiana que requiere —considerando excepciones médicas, religiosas, éticas y de programas completamente en línea— a sus estudiantes y personal estar vacunados antes de comenzar el próximo semestre académico.

La determinación surge luego que ocho estudiantes de la Universidad de Indiana cuestionaran en el Tribunal Federal del Distrito de Damon Leichty que la política universitaria viola sus derechos a la integridad corporal, a la elección informada del tratamiento médico y a la libertad religiosa, obligándoles a elegir entre vacunarse o continuar su educación en la institución.

La representación legal de los ocho estudiantes ya adelantó que apelarán la determinación.

Ojo: Esta determinación judicial no representa un precedente formal, necesariamente.

Caso #2

Por el otro lado, el Tribunal Federal para el Distrito Sur de Texas determinó que condicionar el empleo de una persona en un hospital a que se vacune no es una forma de coerción y que puede ser parte de las condiciones de empleo.

«Todo empleo incluye límites al comportamiento del trabajador a cambio de su remuneración. Todo ello forma parte del trato», señaló el tribunal.

«Bridges (la persona demandante) puede elegir libremente aceptar o rechazar la vacuna contra el COVID-19. Sin embargo, si se niega, simplemente tendrá que trabajar en otro lugar», determinó el juez Lynn Hughes del Distrito Sur de Texas.

El caso surge luego que el Houston Methodist Hospital anunció una política que requería a todas sus personas empleadas estar vacunadas contra el COVID-19 antes del 7 de junio de 2021.

Jennifer Bridges y otras 116 personas empleadas demandaron al hospital para que un tribunal le pusiera un alto al requerimiento.

¿El gobierno te puede obligar a vacunar?

Argumentaban que el hospital estaba forzándoles a escoger entre su trabajo y una vacuna.

«Si un trabajador rechaza una asignación, un cambio de oficina, una hora de inicio más temprana u otra directriz, puede ser despedido adecuadamente», puntualizó la determinación.

«Es necesario aclarar que Bridges no ha sido coaccionada. Bridges dice que la obligan a inyectarse una vacuna o a ser despedida. Esto no es coerción. Methodist (el hospital) está tratando de hacer su negocio de salvar vidas sin contagiar el virus COVID-19. Es una elección hecha para mantener al personal, a pacientes y a sus familias más seguras», determinó el tribunal del Distrito Sur de Texas.

Ojo: Esta determinación judicial no representa un precedente formal, necesariamente.

¿Ya te suscribiste a Microjuris?
A %d blogueros les gusta esto: