NOTICIAS

Destacan aciertos y retos en proyecto de teletrabajo

Explicaron cómo se debe mejorar.

Tras la radicación del Proyecto de la Cámara 872, que propone crear una Ley para Regular el Teletrabajo en el Sector Privado, conversamos con el socio capital de ECIJA SBGB, Jaime Sanabria, para conocer sus impresiones sobre la medida.

Como primer comentario, Sanabria explicó a Microjuris que se trata de un paso de avanzada para atender retos en el sector privado.

Sin embargo, sostuvo que el proyecto le parece «ambicioso e, incluso, un poco drástico en algunos aspectos».

Según el abogado, la medida debe tener en cuenta la autonomía de las partes para decidir si quieren acordar una relación de trabajo remoto.

Sanabria , que también es profesor adjunto de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, se refiere a que el artículo 5 de la medida plantea que «cuando el teletrabajo se haya acordado con posterioridad al inicio de la relación laboral, el teletrabajador podrá solicitar al patrono, en cualquier momento, que le permita volver a trabajar de manera presencial en el centro de trabajo. El patrono vendrá obligado a conceder dicha solicitud dentro de 10 días laborables».

Para el abogado, este detalle no toma en cuenta el mercado laboral luego de la pandemia por COVID-19, particularmente porque parte de la premisa de que un patrono necesita un espacio físico.

Te recomendamos el curso en línea Marco legal para el trabajo remoto en el sector privado, que tiene 1.5 horas crédito, y está aprobado por el Programa de Educación Jurídica Continua del Tribunal Supremo de Puerto Rico.

«Hay muchas empresas que decidieron no arrendar y permitir trabajar desde donde seleccionen. Se parte de la premisa equivocada de que el patrono tiene un espacio físico de trabajo», destacó Sanabria.

Para el abogado, hace falta contestar qué pasa cuando un patrono no tiene un espacio físico.

El proyecto que presentó la representante Lisie Burgos Muñiz, del Proyecto Dignidad, se encuentre desde el 24 de junio de 2021 referido en la Comisión de Asuntos Laborales y Transformación del Sistema de Pensiones para un Retiro Digno de la Cámara de Representantes, que preside Domingo Torres García.

Proponen ley de teletrabajo en el sector privado

Lo positivo de la propuesta

El profesor destacó que la medida integra un «derecho a la desconexión laboral». Aunque la propuesta inicial surgió del representante Denis Márquez en el Proyecto de la Cámara 118, la representante Burgos Muñiz integra el derecho en su medida.

Sanabria destacó que la medida de la representante del Proyecto Dignidad establece que —de ser necesaria la contratación de servicios de internet para la realización del teletrabajo— el acuerdo entre el patrono y la persona trabajadora contendrá una clausula en la cual se dispondrá a cuál de las partes le corresponderá el pago de dichos servicios.

La medida establece los criterios para evaluar una persona que teletrabaja.

El proyecto también atiende el periodo de tomar alimentos, la paga, los deberes y funciones de la persona que teletrabaja, habla de que el lugar remoto no puede ser peligroso y establece que —cuando a la persona que teletrabaja se le daña el equipo o se le va la luz y no se resuelve— el tiempo de trabajo hay que reconocerlo.

«Atienden lo que no está claro», puntualizó Sanabria.

Proponen flexibilidad

Para el abogado, la medida necesita ser más flexible.

Sanabria señaló que hace falta ofrecerle al patrono la libertad de decidir cómo opera su negocio.

«Debería enmendarse la exigencia de que el contrato de teletrabajo esté por escrito», explicó.

Además, la definición de «empleado» que está en la medida no distingue entre personas exentas y no exentas.

«Eso es complicado porque el artículo 11, que incorpora un derecho a la desconexión laboral, permite que un patrono no contacte al empleado luego de horas laborables. Esto no debe aplicarle a los exentos», puntualizó.

Ese artículo 11, para el abogado, también debe incluir una excepción donde se permita contactar a una persona trabajadora en medio de una emergencia.

Para el abogado, el artículo 10 necesita una revisión para que un patrono pueda supervisar a quien trabaja de forma remota.

El abogado se refiere a que el artículo 10 establece que «el patrono no podrá supervisar mediante visitas, cámaras o cualquier otro medio que reproduzca la imagen del teletrabajador o que revele los espacios de su residencia, salvo que el teletrabajador preste su consentimiento escrito a tales mecanismos de supervisión».

«Si acuerdan un espacio en la casa donde se trabajará, el patrono tiene derecho a monitorear. Además, todo patrono tiene la responsabilidad de proteger contra riesgo. Incluso, si ve moretones, agresiones, el patrono tiene la responsabilidad de solicitar una orden de protección», señaló.

¿Ya te suscribiste a Microjuris?
A %d blogueros les gusta esto: