Ley de Puerto Rico

Preferencia en compras del gobierno por productos de empresas que empleen a personas de edad avanzada

ImpedidosDescargar documento: Enmienda la Ley para establecer parámetros de preferencia de productos manufacturados, ensamblados, envasados o distribuidos por empresas en las que trabajen personas con impedimentos físicos o mentales.

Extiende su aplicación a las empresas que emplean a personas de edad avanzada. Cambia su nombre a Ley para establecer parámetros de preferencia a los productos manufacturados, ensamblados, envasados o distribuidos por empresas en las que cuales trabajen personas con impedimentos físicos, mentales o de edad avanzada.

A tenor con la información obtenida del censo realizado en Puerto Rico en el año 2010, en nuestra Isla residen cerca de 875,137 personas de 62 años o más, de una población aproximada de 3,725,789 personas. Nos referimos a prácticamente un veinticinco (25) por ciento de la población en Puerto Rico. Con este fin, el Estado Libre Asociado de Puerto Rico estableció la política pública relacionada con esta población, mediante la Ley Núm. 121 de 12 de julio de 1986, según enmendada, mejor conocida como «Carta de Derechos de la Persona de Edad Avanzada». La Ley Núm. 121, supra, garantiza condiciones adecuadas que promuevan en las personas de edad avanzada el goce de una vida plena y el disfrute de sus derechos naturales humanos y legales, entre otras consideraciones.

La Ley 2-2014, conocida como «Ley para establecer parámetros de preferencia a los productos manufacturados, ensamblados, envasados o distribuidos por empresas en las cuales trabajen personas con impedimentos físicos o mentales», ofrece una oportunidad única, para ampliar los beneficios que otorga a las empresas que emplean a personas con impedimentos o diversidad funcional e incluir a la población de edad avanzada en los patrocinios ofrecidos por la Ley 14-2004, según enmendada, conocida como «Ley para la Inversión en la Industria Puertorriqueña».

Es meritorio seguir creando opciones concretas para el fortalecimiento de nuestra economía. Éstas deben dirigirse a incentivar y fomentar el desarrollo de nuevas empresas y el crecimiento de las existentes. Se trata de ayudar a la creación de empleos y disminuir el empobrecimiento de las poblaciones desvalidas del País. Esto, como parte de la responsabilidad programática de esta Asamblea Legislativa y de la administración incumbente, de velar por el mejor bienestar social de todas las poblaciones de la sociedad puertorriqueña, especialmente las más vulnerables.

A %d blogueros les gusta esto: