NOTICIAS

Se atrincheran jueces federales mientras Congreso evalúa reforma ética

Hoy inician las vistas públicas en el Congreso para una reforma al más alto foro judicial federal.

Nota de la editora: ¿quieres estar al día con lo que sucede en los tribunales de Puerto Rico? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

Por Daniel Rivera Vargas

En medio de diversos señalamientos éticos y a la sombra de vistas congresionales que comienzan hoy, martes, para una reforma al más alto foro judicial federal, los nueve jueces del Tribunal Supremo de Estados Unidos emitieron una declaración conjunta en la que no hablan de la posibilidad de nuevas cortapisas disciplinarias.

Hoy desde las 10:00 a.m. la comisión de lo jurídico del Senado de Estados Unidos celebrará una vista pública sobre reforma ética en el Tribunal Supremo federal a la que fue invitado el juez presidente John Roberts.

Roberts declinó mediante carta divulgada el jueves a comparecer a las vistas alegando razones como «separación de poderes» y que la comparecencia de jueces presidentes ante el Congreso se ha dado en solo un par de ocasiones, algunas de ellas «mundanas» como cuando en 1989 el entonces juez presidente John Rehnquist compareció la Comisión Cameral de Servicio Civil y Postal para opinar sobre cómo mejorar el sistema de servicio civil federal.

Pero, en el mismo documento donde rechazó comparecer al Congreso, el juez Roberts incluyó una «Declaración de Principios y Prácticas Éticas» en el que firman tanto los jueces asociados nombrados por presidentes republicanos como los demócratas, donde en tres páginas enumeran diversas instancias.

En resumen, los jueces dicen que desde 1991 «siguen la sustancia» de las regulaciones disciplinarias de la Conferencia Judicial de Estados Unidos, creado para «administraras cortes federales inferiores», y que establecieron cánones que son «provisiones aspiracionales» y «principios ampliamente apalabrados» que «en sí no son reglas».

Estas «provisiones aspiracionales» incluyen lo relacionado a limitaciones en regalos, presentación de informes financieros y los ingresos adicionales, con un límite a lo que pueden recibir por discursos en comparecencias públicas o dar clases.

Pueden generar ingresos de la venta de libros, pero este dinero no está sujeto a los topes de ingresos asociados a la cátedra.

También hay reglas para recusarse, pero los jueces del Supremo establecen diferencias sobre este asunto con el resto de los jueces, y advierten que eso debe atenderse solamente por el juez que podría recusarse y no debe ser evaluado por los otros componentes del tribunal.

«Los tribunales inferiores pueden libremente sustituir un juez de distrito o circuito por otro. El Tribunal Supremo consta con nueve integrantes que siempre trabajan juntos. Por tanto, los jueces tienen el deber de sentarse (a resolver un caso) que precluye retirarse de un caso por un asunto de conveniencia o para simplemente evitar controversias».

Igualmente, los jueces piden en la declaración que se tome en consideración aspectos de seguridad porque «jueces en todos los niveles enfrentan un aumento en amenazas a su seguridad personal. Estas amenazas son magnificadas respecto a los Miembros del Tribunal Supremo».

Señalamientos éticos recientes

Las expresiones del alto foro ocurren poco después que el presidente de la Comisión de lo Jurídico del Senado de Estados Unidos, Richard «Dick» Durbin, anunciara vistas para una reforma éticas al Supremo federal, esto luego de diversos señalamientos éticos recientes a jueces asociados.

Clarence Thomas no reveló en sus informes financieros viajes y estadías pagadas por un empresario.

Neil Gorsuch no divulgó el nombre de la persona que le compró una propiedad en cientos de miles de dólares a pesar de tratarse de alguien asociado a casos ante el alto foro y en semanas recientes se ha debatido como la esposa del juez John Roberts ha ganado millones de dólares en comisiones con destacados bufetes legales.

En su cuenta en la red social Twitter, Durbin expresó insatisfacción por estas expresiones conjuntas de los jueces del Supremo, mientras los demócratas en esa misma red social expresaron que las vistas continuarán con la comparecencia de figuras como el exjuez y director del centro judicial federal Jeremy Fogel y los expertos Kedric Payne y Amanda Frost.

«La declaración de principios y prácticas éticas levanta más preguntas que las que resuelve. Hoy (jueves), estamos pidiendo a la corte por respuestas que nos informen en nuestras vistas y legislación. Como ya hemos dicho, sí la corte no reforma sus estándares éticos, lo debe hacer el Congreso», dijo Durbin.

Proyectos en el Congreso

Hay varios proyectos congresionales sobre restricciones éticas al Supremo, incluyendo uno presentado en febrero, el Proyecto del Senado 325, que propone la designación de un abogado con un término de cuatro años para diseñar reglas éticas para el Supremo y un mecanismo para que los ciudadanos presenten querellas éticas.

De igual forma, se presentó otro proyecto bipartita que establece la forma en que se debe aprobar un código de conducta en el alto foro.

Asimismo, la American Bar Association aprobó recientemente una resolución en la que urgen la aprobación de un código de ética y el documento comienza con la frase «ningún hombre está por encima dela ley».

A %d blogueros les gusta esto: